Revista Endémica

José Ignacio Torres es diseñador, docente de la Utal y autor del libro Bestiario Maulino.
Diseño Editorial

José Torres, el coleccionista de criaturas fantásticas del Maule

Por Mauricio Cordero

El Maule es una zona donde abundan las supersticiones, los mitos, las ceremonias, la medicina popular y los rituales relacionados a la magia. De seguro, más de alguna vez te has visto en una cena familiar o en un carrete con amigos de la zona conversando sobre Las Brujas de Rari, La Calchona, La Viuda de Talca, El Pihuchén, entre otros.

Por eso, el trabajo del artista maulino José Ignacio Torres es tan llamativo e interesante para quienes habitamos este territorio. Diseñador de profesión, profesor de la Escuela de Diseño de la Universidad de Talca y pintor, el oriundo de Colbún es autor del libro Bestiario Maulino, un relato ilustrado de criaturas fantásticas y seres fabulosos propios del folklore mágico de la Región del Maule.

16 seres y criaturas, repartidos entre las provincias de Curicó, Talca, Linares y Cauquenes, conforman la colección de José. Un proyecto editorial que retrata parte de nuestro imaginario colectivo y conecta con el patrimonio inmaterial, los tesoros humanos vivos reconocidos por Unesco, el paisaje, el relato boca a boca, el sincretismo cultural, la toponimia y el legado ancestral propios de la zona.

“Siento una profunda conexión con esos seres secretos, silenciosos, ocultos, que no están a simple vista, que desaparecen. Los busqué y encontré, y me dí cuenta que también anhelaba ser encontrado”, nos comenta en esta conversación sobre su libro, sus motivaciones, estilo visual, percepción del diseño en la región y mucho más.

-Eres diseñador oriundo de Colbún, sector  mayormente rural donde este tipo de oficios no son tan comunes. ¿Cómo tu relación con este pueblo, el  campo y la precordillera se hace presente en tu estilo artístico?

-Vivir en un mundo rural inmerso en la naturaleza y crecer en una antigua casa colonial ha influido mucho en mi estilo visual, especialmente en proyectos en relación al territorio, el relato y la cultura. Me interesa representar en mis diseños técnicas análogas a través de la pintura sobre el paisaje silvestre, la naturaleza endémica, los relatos relacionados al folclor mágico y la vida del campo. Los colores que utilizo inconscientemente se relacionan a esta vegetación precordillerana: verdes más oscuros, cromatismo basado en frutos como las frambuesas, moras y arándanos y las formas o tipografías se relacionan a esa conexión con la nostalgia de lo antiguo. Puedo definir mi propuesta de diseño con un carácter naturalista y evocativo de tiempos pasados, relacionado a proyectos para instituciones, productores locales y difusión de la cultura y el patrimonio.

-¿Cuándo y de dónde surge tu interés por retratar el folclor mágico de la Región del Maule?

-Mi interés sobre el folclor mágico surge de los recuerdos de infancia, cuando nos relataban historias de fantasmas, seres mágicos, brujas, muy propias de los pueblos, propiciando un interés por lo fantástico. También proviene de mi interés por la pintura al óleo que realizo desde niño.

Cuando estudié Diseño, sentí la falta de realizar proyectos en base a la cultura local, por lo que hice mi práctica profesional en el Ministerio de la Cultura, las Artes y el Patrimonio del Maule, en donde conocí el área de difusión cultural. Esa experiencia me llevó a conocer los Tesoros Humanos Vivos y su relevancia a nivel nacional ya que en la Región del Maule hay tres de estos reconocimientos que otorga la UNESCO: las artesanas de crin de Rari, el Baile de los Negros de Lora y las Loceras de Pilén; actividades relevantes en el desarrollo social, cultural, económico e identitario de estas localidades, que cultivan sus creencias, supersticiones y en sus cosmovisiones.

En la experiencia profesional, me he vinculado al área de diseño de imagen gráfica para la difusión cultural, al patrimonio, a la ilustración y al mundo editorial. El año 2022, realicé un Diplomado en Diseño Editorial en la Universidad de Chile, en donde desarrollé el Bestiario Maulino, proyecto editorial que estaba en mi mente desde el año 2020. Actualmente estoy en diversos proyectos de Diseño para productores e instituciones de la región.

-¿Cuál es la importancia que tienen estos relatos y seres en la historia de nuestra región desde tu punto de vista?

-Son parte de nuestra identidad territorial y cultural, estos relatos reflejan el paisaje maulino; provienen de la cordillera y precordillera; del valle; del secano y la costa; de las ciudades y pueblos maulinos. Es la geografía la que crea sus hábitats, sus características morfológicas y su comportamiento, representan nuestros bosques, yacimientos de oro, ríos, montañas, cerros, lagunas y mar.

Sus relatos forman parte de nuestros imaginarios colectivos, nos educan con estas historias traspasadas por generaciones, colaboran con el sentido de pertenencia de nuestras raíces, con la identidad de las localidades, y reflejan nuestra historia dando valor al sincretismo, la toponimia, las tradiciones orales, religión, tradiciones, creencias y supersticiones responsables de las cosmovisiones de nuestra sociedad.

-Entre las criaturas y seres que ilustras en Bestiario Maulino, ¿tienes alguno que sea tu regalón/a? ¿Por qué?

-Todos tienen un relato maravilloso y en cierto sentido me siento identificado con más de alguno. Me atraen esos seres del mundo invisible, que se ocultan y que sólo algunos pueden vislumbrar, por ejemplo el escurridizo Clarunco, pájaro que se alimenta de oro y que quien lo encuentre a través del brillo de sus alas, le revelará en donde esconde su yacimiento; la Sirena de Mañi, que esconde un tesoro en el río, mientras peina sus cabellos con un peine de oro y brinda prosperidad a la zona o el Caballo de la Laguna de Calmil, que tiene crines de oro y trae abundancia al pueblo.

Siento una profunda conexión con esos seres secretos, silenciosos, ocultos, que no están a simple vista, que desaparecen. Los busqué y encontré, y me di cuenta que también anhelaba ser encontrado.

-En el prólogo de Bestiario Maulino mencionas que la Región del Maule es el escenario idóneo para este tipo de misticismo. ¿Cuáles son las características que identificas en este sentido? ¿Hay un relato histórico y geográfico de la región en los personajes de tu libro?

-Efectivamente, es el territorio regional el que propicia este relato, sus cordilleras, valles y mar. Es el Río Maule el punto de encuentro y convergencia del sincretismo cultural: fusiona tres elementos: las cosmovisiones indígenas Inca, Mapuche, Pehuenche / las tradiciones y supersticiones rurales / el Catolicismo, desde la colonización española. Este río fue el límite sur y norte de estas expansiones, creando un escenario idóneo para la tradición oral indígena – rural – cristiana, nuestra identidad maulina.

La lectura del libro recorre las cuatro provincias de la Región, de norte a sur, Curicó, Talca, Linares y Cauquenes. Cada criatura fantástica identifica la localidad o sector al cual pertenece: Llico, Vichuquén, Lora, Paredones, San Clemente, Pencahue, Rari, Colbún, Nirivilo, Loanco, Perpilén, Cardonal, Caliboro, relatando sobre sus ríos, cerros, bosques, roqueríos, caminos o casonas según la procedencia. En cada historia, se abordan también problemáticas y dinámicas sociales y ambientales, en relación a la abundancia, la prosperidad o decadencia de las zonas descritas.

-Bestiario Maulino recopila 16 criaturas fantásticas y seres fabulosos de la Región del Maule, pero de seguro en tu investigación encontraste muchas más historias. ¿Cuáles son tus planes con este proyecto? ¿Has pensado expandirlo?

-Hay muchísimos seres y criaturas de carácter mágico en el Maule, que son endémicos o que compartimos en el territorio del Valle Central, que falta descubrir. El proyecto editorial Bestiario Maulino está en su fase final de desarrollo y está siendo difundido de forma digital a través de Instagram (@bestiariomaulino), para crear una comunidad interesada en historias del Maule de carácter fantástico. El siguiente paso es que el libro sea publicado por una editorial y sea difundido de forma accesible a todos y todas. Actualmente cuento con tres prototipos físicos y pronto lo publicaré para lectura digital en ISSUU.

La segunda etapa es diseñar un nuevo compendio de seres mágicos del Maule y a futuro crear nuevos proyectos editoriales sobre el patrimonio inmaterial, como los Lugares mágicos del Maule.

-Sabemos que hay un prototipo de Bestiario Maulino y que tú ya tienes uno en tu poder. ¿Cuáles son las características principales de este diseño editorial? ¿Cómo piensas distribuirlo?

-Este proyecto evoca a los bestiarios medievales iluminados y ornamentados con pan de oro. El concepto estético busca el misterio: se trabajó con una portada ornamentada en folia dorada, con filigranas inspiradas en manuscritos en pergaminos. Se utilizaron tipografías con ligaduras en tinta oro, ya que muchos de los seres tienen relación a los yacimientos auríferos que ya no existen en esta región. Otra característica es fusionar técnicas análogas y digitales, pintura en acuarela, acrílico y retoque digital. Todo el diseño editorial fue desarrollado en los distintos softwares de Adobe junto a técnicas manuales, fue una labor de meses en donde entregué todo mi corazón. Es un libro ilustrativo para niños, jóvenes y adultos, que buscan encontrar esos mundos invisibles.

Anhelo que el proyecto sea difundido en colegios, que pueda aportar a la educación de la cultura local desde la infancia, ya que es ahí en donde se pueden generar los cambios y dar valor a nuestro patrimonio, el cual se está perdiendo.

-Hace seis años que eres profesor en la Escuela de Diseño de la Universidad de Talca y hace cuatro años te encargas del electivo de diseño editorial. ¿Cómo se refleja tu interés por lo territorial en tus clases? ¿Qué resultados has visto?

-Mi objetivo es que las y los estudiantes conozcan otras miradas del diseño, que sientan el valor del  relato, la sensibilidad, el oficio, las emociones de algo pintado a mano por ejemplo, y por sobretodo, lo local.

El objetivo del Electivo de Diseño Editorial fue planteado para abordar narrativas visuales sobre el patrimonio de la Región en todas sus dimensiones: natural, material, inmaterial, cultural. Mi interés es que los estudiantes puedan reconocer desde su propio entorno temáticas para la creación de un libro ilustrado, desde su concepto, proceso creativo, diseño hasta un producto digital, con todas las especificaciones técnicas para ser llevado a imprenta. En estos relatos se ha abordado toponimia, flora, fauna endémica, historias y relatos mágicos, medicina natural, botánica y poetas maulinos, siempre con una mirada que de valor a nuestra identidad, con técnicas ilustrativas y estilos personales. Los estudiantes han demostrado mucho talento e interés en estas áreas, realizando a futuro prácticas profesionales en editoriales y Proyectos de Título y encontrando un camino a seguir a nivel profesional.

El 2022, fui profesor guía de Título de Sofía Valenzuela, quien diseñó el libro ilustrado “Tesoros de Rari” y obtuvo el Segundo lugar nacional en Premio CICOP Chile Patrimonio 2023.

Este 2024, el libro “DINOAMERICANOS” de la estudiante del electivo Anaís Astorga, será publicado por la Editorial Sur Ciencia y su lanzamiento será en La Furia del Libro, en la Estación Mapocho.

Estas experiencias consolidan el área editorial en la Escuela de Diseño y abren puertas a que las nuevas generaciones se interesen en seguir esos caminos, realicen prácticas y Títulos en áreas relacionadas al patrimonio y la cultura, mostrando nuestro talento joven.

-¿Cuál es tu percepción del rubro del diseño en la Región del Maule?

-Está comenzando a despertar. Ha crecido en los últimos años ya que hay mayor conocimiento y educación sobre la disciplina y el aporte hacia todas las dimensiones. Es una carrera muy diversa que presenta muchos caminos a seguir desde lo empresarial, institucional hasta iniciativas autogestionadas. Se están creando mayores instancias y fondos para las áreas creativas, lo que ha impulsado a proyectos y generado mayor empleabilidad. Se está empezando a divulgar esta cultural regional del Diseño y cómo aporta a su desarrollo.

En el caso del diseño editorial, hay diseñadores emergentes que están teniendo una voz muy fuerte y original, en el diseño de libros, ilustradores, en el mundo de la tipografía, cuya mirada tiene un sentido de pertenencia, proyectos e iniciativas muy interesantes que surgen de la curiosidad y sensibilidad estética con el entorno, que aporten a la cultura e identidad local y se haga responsable de su difusión. Siento que el diseño en regiones tiene mucho por decir aún, y está recién comenzando a posicionarse a nivel nacional.

-Finalmente, ¿qué consejos les darías a personas que estén interesadas en llevar a cabo este tipo de proyectos en el Maule? 

-Que sientan en su corazón al diseñar, que encuentren el camino en el Diseño que los haga soñar y que se maravillen con lo propio. Para encontrar la propia voz no hay que ir a buscar fuera, hay que encontrarla en nuestro interior, tu entorno, tu historia personal, tu cultura, tu pueblo, tu paisaje, tus recuerdos y emociones más profundas. Todo fue determinando tu mirada del mundo y visión personal en el Diseño. También ser generosos y humildes con el conocimiento para todos.

Tenemos una región maravillosa y profunda, la cual debemos proteger y amar.


Súmate a la comunidad de Bestiario Maulino en Instagram. Descubre más sobre el trabajo de José Ignacio Torres en su Behance. 

Comparte:

Twitter · Facebook · Link