MIRADAS sobre el feminismo

Fotografía  · 1 Jul, 2020

Segunda semana de MIRADAS, ciclo dedicado a la reflexión desde una perspectiva visual. Una exposición temática en la que participan cinco fotógrafas maulinas. Una oportunidad para conocer a mujeres artistas de la región y su opinión expresada a través de una fotografía.

En esta oportunidad el tema propuesto es el Feminismo. Cada semana, un tema distinto, no te pierdas el próximo miércoles una nueva exposición virtual hecha con amor, creatividad y resistencia.

 

Feminismo por @Gabycho

Gabriela Paz Moya Vargas, diseñadora gráfica de formación, fotógrafa amateur, artivista. 

Linarense,  ciclista furiosa y amante de lo análogo. Actualmente estoy habitando el mundo freelance, buscando proyectos que se desarrollen desde lo local e identitario. Me gusta mucho la experimentación gráfica, el oficio de hacer con las manos, como por ejemplo, el desarrollo de fanzines y collages.

flick: https://www.flickr.com/photos/gabycho_/albums

behance: https://www.behance.net/gabycho

 

Para mí el feminismo es una construcción de vida, es un constante aprendizaje y evolución, tal como su perspectiva histórica, que ha pasado por diferentes olas y luchas. Si bien existe una definición general, que habla acerca de un movimiento político y social, que busca la igualdad entre hombres y mujeres, siento que va más allá, existen diferentes feminismos, con formas de lucha y problemáticas que varían acorde a las particularidades de cada región, país o comunidad, por ejemplo y a grandes rasgos, está el feminismo antiespecista, que incluye a los animales explotados, el feminismo decolonial, que se nutre de saberes populares, comunitarios, se centra en el territorio y la raza. El feminismo interseccional, que busca la deconstrucción de lo que conocemos como género, identidades y orientaciones sexuales, clases y razas. Por lo tanto, hay tantos feminismos, como tipo de mujeres. Por eso para mí, es una forma de mirar el mundo mucho más consciente. Ha sido un despertar personal, una herramienta de lucha en lo público, pero también en lo privado, en como me miro, me acepto y entiendo cada día, no es fácil, pero es un desafío. Y aunque me cuesta llamarme feminista, porque siento que hay que tener un conocimiento teórico, que aún estoy desarrollando, puedo decir que el feminismo ha estado presente en la fortaleza de las mujeres que me han acompañado desde siempre, mi familia, mis ancestras, mi madre, mi hermana. 

Por otro lado, ha sido una oportunidad de conocer y formar nuevas redes, de poner en práctica la sororidad participando en colectivas feministas, tanto en Santiago ( @Vocesffg (formación, feminismo y género)) como en Linares (@mujeresporlinares), viviendo el feminismo como una revolución!

 

Las fotografías seleccionadas son la dualidad de lo público y lo privado. En como la cuerpa es un arma de lucha, aceptación y empoderamiento. Técnica mixta, doble exposición. Año 2018-2019

 

Feminismo por Consuelo Cruz Montes @con.cruz.mtes

Fotógrafa y Diseñadora Visual.  Actualmente realizando un pos título en Curaduría del Arte (en la UAI)

 

Feminismo, concepto muy en boga por estos días.

La verdad que para mí este concepto se encierra en unas pocas palabras, Equilibrio, Respeto, Empatía,  Igualdad…

No soy persona que me agraden los extremos, la verdad mi búsqueda va más por el lado de lo que acabo de mencionar, el equilibrio y he ahí mi foco.

No estoy para nada de acuerdo con que mujeres se desnuden en la calle para mostrar el poder, estoy cierta que el poder no va por un desnudo, sino por una forma de pensar, por una convicción, una forma de tomar y vivir la vida, no por un nudismo poco coherente. Creo que la palabra mujer y feminismo van mucho más allá de aquello.

Feminismo por Daniela Canales @danicanalesphotography

Daniela Canales (23)  es estudiante de pedagogía en inglés y fotógrafa nacida en Linares.

Siento que el feminismo llegó a nuestras vidas para quedarse. Creo que jamás he escuchado a una compañera y/o compañere expresar que el feminismo les ha perjudicado o les ha jugado en contra en algún aspecto. Al contrario, he sido testigo de cómo nos ha salvado la vida a muchas, siendo un espacio de constante cuestionamiento, des-aprendizaje y aprendizaje a la vez. Fuimos criadas en un ambiente patriarcal, lleno de prejuicios y roles de género preestablecidos que han sido reproducidos para limitarnos y convencernos sobre lo que no debemos y no podemos ser en esta vida. Prejuicios como por ejemplo creer que el rol de la mujer es ser madre o que todas las mujeres o personas con útero queremos gestar, cuando la realidad no es así, no todas ni todes tenemos las mismas aspiraciones, por ende, la maternidad jamás debe ser impuesta. El feminismo se trata de respetar decisiones ajenas -que pueden ser diferentes a las mías- y no juzgar, es decir, no porque yo crea en algo, actúe diferente o piense de otra forma significa que deba invalidar las decisiones de mi compañera, compañere. Esto se trata de acompañar, creer, apoyar, luchar y gritar bien fuerte las injusticias que nos afectan sistemáticamente, se trata también de escuchar y ser escuchadas, aunque sea solo entre nosotras/nosotres porque todes buscamos remar hacia el mismo lado, con un mismo propósito que es erradicar la violencia de género y todo tipo de violencia de forma interseccional como una postura firme contra el racismo, sexismo, clasismo, especismo, xenofobia, homofobia, bifobia, transfobia.

 

 

 

Feminismo por Fernanda Rojas @fdahip 

Realizadora audiovisual y fotógrafa independiente (26). Nacida en Talca, actualmente (y por temporadas) viviendo en Curicó.

Para mí, un camino sin retorno hacia adentro. A buscar y encontrar en mi biografía, personas y escenas en donde ser niña era una condición vulnerable. Y ese mirar tan profundo, me hizo sentir parte de algo. De algo que me duele y que también le duele a mis amigas, a mi mamá, a mis primas, a mis tías, etc. Conscientes o no de ello, queriendo o no mirarlo.

Es un lugar en donde volví a mirar mi cuerpo, sin juzgar, sin compararme, sin buscar aprobación y en el que he podido liberarme del peso de prácticas que nunca he deseado, de lo que se impone y supone para una “niña o mujer”.

Recuerdo esos primeros días en los que el feminismo comenzó a expandirse, incluso por los rincones de estos pueblos tan machistas, y recuerdo sentir una seguridad al caminar sola que NUNCA antes había experimentado, como un aura de protección que no sé de dónde llegó, pero estaba. Como cuando empuñas tu manojo de llaves de madrugada camino a tu casa, como si ese atado de metales fuera a salvarme/nos en caso de que alguien quisiera hacerme daño. Y confío en él hasta que llego a la puerta de mi casa y aviso aliviada que llegué bien.

“NO ESTAMOS TODAS” es la consigna que más ha calado en mí y me duele cada vez que la leo o escucho.

 

 

 

Feminismo por Sue Villar @suevillarfotografia

Fotógrafa Sanjavierina (47 años), Egresada de Reportera Gráfica, Instituto Alpes, Santiago,2005; trabajó en Prensa y Ediciones Especiales Diario “El Centro, 2005 -2008, Talca; he realizado talleres impartidos  por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Feminismo

Puede haber algo más Femenino que pensar en el príncipe azul ¡? ,en ese cuento que desde niña te hacen o te hacían  soñar, como si fueras a volar en una nube de felicidad para el resto de tu vida sólo cruzando una alfombra roja, vestida inmaculadamente de blanco, y con tu corazón latiendo a mil de amor, sintiéndote bendecida, en fin… Cuándo niña, creía en ese personaje, que me venía a rescatar de no sé qué cosa, que me alzaba en un caballo y me llevaba después de un “Sí”, a la dicha plena  que se completaba con la más sabrosa lujuria que sólo mi mente de alcantarilla podía hacer realidad…

Y al pasar los años, me convertí en ese príncipe azul, soy el príncipe azul, soy la que lleva ese caballo, soy esa que sonríe en esa nube de felicidad sin dar tregua a que nadie me llene la cabeza de romanticismo barato, que ya de esas historias he tenido bastante por la vida… Porque soy mi complemento, mi “media naranja” y limón también, soy la que sangra sintiéndome mujer!

Ahhh!, y sobre las historias de lujurias sabrosas, me las he servido casi todas, pero sé que aún me quedan por saborear, vestida de blanco, negro, rojo o de colores y que importa el color, si la nube de felicidad  la llevo en una cartera que dicen que hay un vestido blanco que jamás quiero o quise ocupar.

Me he dado el “Sí” por el resto de mi vida… no en sueños, en la vida, por mí y sólo por mí…para el resto de la vida!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *