Dados Reciclados: El concepto de Alta Costura en una ciudad como Linares

Moda  · 11 May, 2020

Really?, cuando vi por primera vez el instagram de Dados Reciclados me quedé sorprendida e inquieta ¿quién o quiénes eran?, había concepto de alta costura en Linares y eso me sonaba hasta un poco surrealista. Fue un amigo que me contó mientras nos comíamos una pizza en La Bucólica (claro antes de la pandemia). Me gustó la idea de que en algún punto de esta ciudad hubiera alguien creando moda, porque eso para mí es irreverencia.

Se trataba de Diego Rojas y su marca de Dados Reciclados y no fue hasta que me envió una solicitud de amistad por instragram cuando caché que ya nos conocíamos. Habíamos compartido post Festival Chupayaso en 2019 y habíamos hablamos sin parar en esa oportunidad.  Obvio que ya había remarcado lo estiloso de su look .

Quería conocer la historia de alguien que hace moda en Linares y aquí  su entrevista.

 

¿Cómo nace Dados Reciclados?

Nace locamente, la primera vez que nace Dados Reciclados lo hace como Revive, nace de un cambio, de una transición de Talca a Linares, en una idea donde yo dije: tengo que hacer algo, emprender un negocio, tenía muchas ideas y desde que entré a la universidad tenía la obsesión de ir a la ropa usada. Y más que por encontrar una prensa barata iba para encontrar una época, osea si iba por una chaqueta, esa era de los 80 y eso yo decía wow ¡qué años tengo acá! O una blusa de los años 20 y eso me obsesionó, el descubrir épocas. Las fui comprando y coleccionando y en este trayecto de cambios llego a Linares nuevamente y decido lanzar una marca que finalmente nunca  lancé.  Hice los modelos, la colección pero no lo concreté por miedos. Eso fue Revive, fueron pocas pendras pero nunca lo lancé 100% a la luz. Lo tuve y lo dejé.

Luego el año pasado estuve trabajando de styling, en producciones de vestuario y dije, ya bueno, ya estoy más metido en el mundo de la moda, siento que es el momento de lanzarme como diseñador y armé la colección: “Mi locura Mi color” que habla de la psicología del color, de la importancia del color y también del reciclaje. Cómo reciclé todo y lo fui transformando para lo que quería para la colección, ahí hace Dados Reciclados y  fue lanzada junto con la marca.

 

¿Cuál es el concepto de tu marca?

Para mí el principal y que siempre fue lo fundamental al  crear, es -como dice su nombre- el reciclar y lo que busco, es que el reciclaje textil,  haciéndole un trabajo a esas telas, represente la trayectoria que tiene. Su historia y eso es lo que quiero rescatar y darle una nueva vida.  Algo que  que ya no tiene valor vuelve a tenerlo.  Desde ahí nace Dados reciclados y las colecciones. Es una búsqueda textil, porque no es solo ir a la americana y comprar ropa, primero pienso en la colección y luego salgo a su búsqueda.  Trabajo con una colección, un concepto, una estética. Lo primordial es rescatar prendas que ya tienen una historia y eso me lo da la tela,  el diseño, el estampado (y también) me fijo en las etiquetas.

 

Tu estilo es súper vintage ¿Crees que eso es parte fundamental de la identidad de Dados Reciclados ?

Sí, le diste con el clavo, mi marca es mi identidad, amo lo vintage, soy un amante de la ropa y su historia, por lo tanto mi estilo es muy vintage llevado a la actualidad, juego un poco con eso, y tengo esa locura de jugar con colores, texturas y creo que es parte de lo que represento en mi marca, creo que si se nota es porque estoy haciendo un buen trabajo. Que me sienta yo dentro de lo que estoy diseñando, eso es parte de mis propósitos y lo vintage siempre me ha gustado, desde que soy niño. Dados Reciclado es una gran parte de mí, es lo que amo, es lo que he creado y entonces es parte de mi esencia y mi estilo.

 

¿Cómo llegas al mundo de la moda? cuéntame un poco de tu historia

Siempre me gustó la moda, desde que fui niño. Mi mamá es modista, nací con hilos, telas, tijeras. Cuando era pequeño mi mamá se quedaba hasta las 3 de la mañana haciendo vestidos de novia y yo me quedaba ahí, dormido, esperando para ver el resultado. Siempre estaba pendiente, tenía mis croqueras y mis lápices, siempre bocetaba, en el colegio, en todas  partes: bocetaba, bocetaba…  Hasta que me fui a Santiago, estudié Diseño de Vestuario, y ahí empecé a trabajar y a meterme más profundo al diseño y a la moda. No terminé la carrera, me tuve que ir de la ciudad. Pero el año pasado tuve la oportunidad de que un fotógrafo de Santiago me contactara. Eso sí, siempre seguí con la moda y el diseño y estuve ligado al mundo. Trabajé como visual,  en  tiendas, en desfiles pero de Talca, de San Javier, y cosas así, y el fotógrafo de Santiago me contactó para una producción de vestuario, para  styling.  Yo les dije que era diseñador y ahí nace un semi proyecto que estuve generando para trabajar la moda en Linares, ahí con un equipo comenzamos a trabajar más en la fotografía editorial. Con eso aprendí ene, empecé a indagar más en el tema, a estudiar más la colorimetría, el asesoramiento de imagen aquí en linares y en Santiago y de ahí nace la idea de la propuesta de la primera colección que saqué.

 

Las fotográficas de tu ropa tienen una propuesta llamativa y un poco teatral, ¿cómo es el proceso de creación y producción de una de tus sesiones?

La propuesta de la colección “Mi locura Mi color” habla de los colores, es por eso que traté de dar una propuesta llamativa con colores fuertes pero con un fondo claro, neutro, y quise jugar con las frutas y las verduras, creo  que es donde encontramos color todo el tiempo, son parte de mi inspiración. La propuesta es un poco minimalista, porque quería darle realce a los colores en la vestimenta y el maquillaje, por eso  la propuesta de estudio eran lienzos, usando cosas muy vintage, utilizando una pared nude clara, para darle más énfasis al vestuario, maquillaje y peinado.

La primera propuesta fue un equipo de 12 personas, trabajamos dirección de arte, maquillaje, fotografía, peinado y aparte hicimos una segunda propuesta para las prendas sin modelos y cada una con los mismos conceptos. Siempre se trabajó el color y lo minimalista.

Duró desde las 8 de la mañana hasta las 7 de la tarde. Varios cambios de ropa, fueron 2 fotógrafos con los que se dividió el equipo. Uno en dirección de arte del escenario con modelos y el otro con la prenda sola. Y lo más importante es que en ambos equipos se pudiera leer el concepto de la misma manera.

Fue un trabajo extenso, pero muy entretenido, se pasó muy bien, porque siempre nos vamos ayudando, todos vamos poniendo ideas. Todos hacen su aporte.

 

¿Cómo fue el proceso de selección de modelos?

No fue un proceso complicado porque son amigas mías. Con las tres ya había trabajado en algunas producciones así que no me costó mucho y también porque trabajamos con test de piel; la morena, la rubia y la trigueña. La idea era jugar con la tipología del color, así podía hacer un esquema entre la ropa, los colores de ellas y el fondo. Con esos elementos podía hacer un  cuadro con una posición mucho más limpia y más entretenida, por eso juego a veces con triángulos, o jugando los colores de ropa, de piel. Así se fue componiendo.

Así también me daba una mayor paleta para poder trabajar y aquí hay colores para cada tipo de piel, tengo cálidas y frías, entonces podía usar esa paleta sin problema, porque si hubiese trabajado con una sola modelo que fuera color “invierno” por ejemplo me iban a faltar los cálidos; entonces necesitaba toda la gama con la que estaba trabajando.

-Cuéntanos sobre las  colecciones

Tengo 3 colecciones, la primera es Mi locura Mi color, la segunda es Revolution que habla de la descomposición de lo clásico y desde ahí cómo podemos generar cambios, tomando en cuenta  el movimiento social; y la tercera es Amanecer que habla de la renovación de una prenda. Esta fue una colección muy cápsula, que era como renovar, volver a despertar las ganas del poder crear, y la cuarta que es una colección en la que estoy  trabajando, en donde estoy recién en la investigación y trata sobre la contaminación global y el calentamiento, todo lo que  implica en el mundo. Luego viene preparar los diseños y todo lo que conlleva una colección.

Me llama la atención cómo hemos ido destruyendo el planeta y los cambios que estamos viviendo, y creo que poder generar consciencia a través del vestuario me atrae y es parte de lo que habla mi marca en sí. Aparte creo que hay mucho para hacer, no sólo en tela, sino también en plásticos, latas, papeles, cartones, hasta con los juguetes. Hay muchas formas de poder trabajar estos materiales que por lo general se botan y creo que poder tomarlos y llevarlos al vestuario  es algo que me llama mucho la atención. Por eso tengo muchas ideas que las estoy poniendo en práctica y que las estoy probando, creo que se viene una colección entretenida, didáctica, quiero jugar, mover varias cartas, y ser busquillas, esta época de cuarentena me ha dado mucho tiempo de pensar, estudiar materiales, es tiempo de poder hacer una colección más profunda también. No quiere decir que las otras no lo sean, pero tienen otro sentido. Quiero que la gente pueda ver el sentido en esta colección.

 

¿Cuáles son los principales desafíos de la industria de la moda?

Es bastante amplia y con muchos matices, y creo que uno de los desafíos es ir adaptándose y renovándose en todos los estereotipos que hay y los que en la sociedad vamos teniendo, porque la moda de antes era distinta, hoy en día la estética ha cambiado, y creo que la industria de la moda ha sido una gran responsable de eso, entonces creo que es uno de los desafíos principales tiene que ver con los estereotipos de belleza propiamente tal, y los de cuerpo, de orientación sexual que tienen que ver con la moda y el diseño. Creo que eso son los desafíos cómo los proponen a nivel estético y como propuesta de marketing también.

Es observar lo que está pasando allá afuera y después de eso llegar y hacer una propuesta para generar un cambio y ayudar a que estos ocurran. Entonces los diseñadores, el arte en general es parte de eso. Las formas de cómo uno lo expresa a nivel de vestuario, de fotografía, de ilustración, uno ahí muestra una parte del cambio, es parte de lo que la industria de la moda tiene que ir generando y modificando también.

¿Cómo crees que nos vestimos los linarenses?

Creo que la gente en Linares es muy monótona, hay una gran población que se viste muy igual. Me doy cuenta que siempre en invierno ocupan lo mismo, no salen de la chaqueta de pluma gris, negra y el bototo de trekking y la zapatilla blanca y el jeans azul en invierno y verano. No quiero sonar pesado pero siento que no juegan, no se atreven mucho, son muy clásicos, muy poco vanguardistas. Eso el 60 %, yo creo que hay un 40 % que sí se atreve a jugar, que se siente su identidad en su vestimenta y soy amante de esas personas, cuando veo a alguien que se atreve que es jugadx, me dan ganas de ir a abrazarlas y decirle: “loco te ves increíble”, o “te ves bella, me saco el sombrero”. Me encanta que la gente sea dinámica con su ropa, es parte de nuestra identidad, de nuestra personalidad. Es bueno darle un poco de sabor  a la vida. La vestimenta es parte de la vida.

Siento que gran parte de los linarenses es más estructurdx y usa poco color. Es muy poco osadx en ese sentido, muy rectadxs. Creo eso sí que la mujer se atreve mucho más a jugar, a usar colores, se atreven.  Al hombre le cuesta, es muy clásico, no sale de los mismos colores. Aunque los colores no tienen sexualidad vivimos en una ciudad machista y los colores siguen teniendo una identidad sexual.

 

¿Dónde podemos encontrar tus diseños?

En el instagram de Dados Reciclados. Espero llegar a tener con el tiempo una tienda, pero eso me implica más trabajo y con esto que está pasando se complica más. Eso sí siempre estoy en la Flac o estoy en ferias. Es ahí donde por lo genera estoy exponiendo mis diseños.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *